Wilson Phillips - Good Vibrations


Wilson Phillips, perseguidas por la leyenda

Hijas de padres famosos, prefieren no ser comparadas con ellos

     
El mundo del pop está lleno de grupos formados por amigos e la infancia. o hermanos aficionados a la música. Las Wilson Phillips querrían ser simplemente eso, pero pesa sobre ellas una losa de la que quisieran librarse. Dos de ellas -Carnie y Wendy- son hijas de Brian Wilson, de los Beach Boys, y Chynna es hija de Michelle Phillips, de The Mamas and the Papas; dos de los grupos más importantes de los años sesenta. No dejan de compararlas con sus padres, y estas tres mujeres, que estuvieron en Madrid para promocionar su último disco, prefieren dejar bien claro que se han hecho a sí mismas.
Carnie (23 años) y Wendy Wilson (22) y Chynna Phillips (23) grabaron en 1990 su primer álbum, Release me, que ha vendido más de ocho millones de copias en todo el mundo. Era un trío vocal femenino con un repertorio de canciones de amor escritas por ellas, en su mayor parte. "No hicimos actuaciones en clubes o nada por el estilo antes de sacar nuestro primer álbum. Éramos aficionadas, en realidad, y todavía lo somos en algunos aspectos. Estamos aprendiendo ahora mucho con las giras y eso, pero esto es solo el principio", dice Wendy."Creo que desde pequeñas soñábamos con ser cantantes, aunque nunca pensamos que lo seríamos las tres juntas. Pero es algo que no sucede de la noche a la mañana. Lo heredas de alguna manera si creces en una casa donde hay música todo el tiempo. Está en la sangre", añade.
El tema de los padres famosos sale a relucir una y otra vez, a pesar de que ellas tratan de evitarlo. "Los grupos de nuestros padres eran ambos muy vocales y armónicos. Cuando empezamos a cantar juntas nos salió simplemente así, con toda naturalidad. No decidimos que queríamos cantar como mamá y papá, para nada. Vimos lo que podíamos hacer y nos dimos cuenta, de que ese era el sonido que queríamos", afirma Carnie. "Ellos no nos ayudaron en ningún momento. Ni una sola vez. No lo necesitábamos. No les pedimos ayuda, y ellos no nos lo propusieron tampoco. "Éramos ya suficientemente mayores para arreglárnoslas solas. Y también teníamos mucha gente de la música que conocíamos y que nos respaldaba", continúa Wendy.
"Nuestros padres se metieron en drogas, y eso los llevó, con el tiempo, a separarse. Era el momento y todo el mundo las consumía, pero eso afectó el final de su carrera. Ahora todo es distinto. Ahora un gran error en nuestras carreras sería, por ejemplo, decir 'jódete' a alguien importante de los medios le comunicación. Y es algo que no pensamos hacer", afirma Carnie. "Hay como una eterna nube negra sobre nosotras: no dejan de compararnos con ellos. Y las expectativas son tan altas que no dejan de hablar de ello. Es difícil que la gente nos contemple a nuestra propia luz. Es siempre: son las hijas de... Trato de convencerme de que no es algo negativo".

Inspiración

Chynna se muestra menos tajante: "Siempre estuvimos orgullosas de nuestros padres y de lo que hicieron. Cuando crecimos lo suficiente para expresar nuestra propia creatividad, fue un incentivo el habernos formado con estas experiencias". Ahora las Wilson Phillips, con su segundo álbum, Shadows and lights, en el mercado, se sienten más seguras de sí mismas. "Este álbum es menos pop que el primero, es menos comercial y más artístico, creo yo. Describe mejor cómo somos nosotras como personas", dice Carnie. "A finales de los ochenta la música que se escuchaba era principalmente música de baile muy ruidosa, Pero desde que lanzamos nuestro primer álbum, me parece que escucho cada vez más grupos o intérpretes que suenan como nosotras. Creo que hemos tenido cierta influencia y que la música romántica tiene hoy una mayor presencia en el pop".
http://elpais.com/diario/1992/12/01/cultura/723164407_850215.html


Comentarios