El adiós soñado

EMOTIVA DESPEDIDA
El adiós soñado
·         Iraola marca un tremendo gol y recibe un cálido y sentimental tributo de San Mamés
·         JUANMA MALLO | 
23 mayo 201521:59
·          
Ha sido espectacular. Uno de esos momentos históricos que quedarán para siempre. San Mamés en pie. Con aplausos para él. Una ovación para él. Solo para él. Para Andoni Iraola, ese futbolista siempre discreto, que se ha despedido del que ha sido su estadio durante 12 temporadas. Ya no lo pisará más. Y el estadio se ha rendido a este lateral derecho, a un hombre que se marcha del Athletic como el cuarto futbolista con más partidos, por detrás de Iribar, Rojo y Etxeberria. Nada más acabar el partido y tras atender a la televisión que ha ofrecido el duelo -"no puedo pedir mucho más", ha confesado tras marcar un gol-, Iraola se ha dirigido al centro del campo. Allí estaban todos sus compañeros, incluso Iker Muniain con sus muletas. Aduriz ha sido el que ha dado el paso. Hacia arriba. A mantearle; cada elevación era seguida por la grada, coreada. Impresionante. Piel de gallina. Ha dado una vuelta al campo, aplausos, agradecimiento de la gente y de él a su hinchada. Pulgares en alto. Y Herri Norte le ha regalado una placa y una bota de oro. Inolvidable. Como él lo será para el Athletic. Se ha pasado incluso un vídeo con sus mejores momentos. Agur Andoni!

Antes se había ido en el minuto 64. Se abraza uno por uno a todos sus compañeros. Primero, Markel Susaeta, al que le ha dado el brazalete de capitán. Al lado, Aduriz, su amigo. Ha tenido el adiós soñado, la mejor despedida posible de San Mamés -la del Athletic se puede redondear el sábado con la Copa en el Nou Camp-. Andoni Iraola ha jugado su último encuentro en una Catedral entregada a su persona, a un futbolista que se irá de la entidad vizcaína como cuarto profesional que más encuentros ha disputado en la historia. Ha arrancado tímida, pero luego ha sido una explosión la ovación que ha recibido de la hinchada en el minuto 15 -su dorsal- de la primera mitad. En pie, todos los aficionados se han rendido a este lateral derecho -hoy ha actuado como interior- siempre humilde, discreto. El partido seguía dispuntándose, y después del primer tanto de Aduriz de penalti -le ha ofrecido tirarlo-, ha llegado una asistencia del artillero rojiblanco hacia su paisano de Usurbil, hacia su amigo, para que firmase una estupenda diana. De quilates. Una tremenda definición del '15'. La grada ha estallado como si ese gol supusiera un título, han surgido pancartas, las bufandas al viento. "¡Andoni, Andoni!", tronaba una Catedral rendida. Él ha girado, con los brazos extendidos hacia la grada. Gesto de agradecimiento.


El encuentro ha seguido. Y en el minuto 64, Ernesto Valverde, el hombre que le hizo debutar y con el que se despide, mete en el campo a Rico. Se marcha Andoni, por última vez, después de doce temporadas en el primer equipo, de La Catedral. Aplausos, rendidos, tributos. Uno a uno, saluda a todos. Su eterna sonrisa, dibujada en el rostro. La gente, en pie, le dice adiós. Una imagen que se ha repetido al término del duelo, con el séptimo puesto -la Europa League- en el bolsillo. Beti arte, Andoni!

Comentarios