Juana Biarnés

En tu fiesta me colé

Juana Biarnés, la primera paparazzi española


En un mundo regido por hombres, la fotoperiodista Juana Biarnés nadó contracorriente y consiguió hacerse un nombre de prestigio en la profesión. Sus imágenes, próximas y sinceras, recogieron a las grandes personalidades de los años sesenta y setenta. En aquella época las mujeres no eran bien vistas en determinados trabajos, como en los primeros encuentros que retrato en Les Corts, antiguo feudo del Barça. Allí tuvo que escuchar todo tipo de improperios al acompañar a su padre Juan Biarnés, respetado fotografo de deportes de Terrasa. Sin embargo, no desistió y llegó a colaboradora de Pueblo, el principal diario vespertino por donde pasaron personalidades del periodismo como Jose María García, Juan Luis Cebrián, Raúl del Pozo y Rosa Montero, entre otros.
Desde su entrada en Pueblo y hasta su cierre en 1972, Juanita, como era conocida en el mundillo, tomó instantáneas de todo tipo: las lluvias torrenciales del Vallés, la gala de los Oscar o la familia real griega en el aeropuerto de Barcelona. El libro que ha publicado recientemente La Fabrica en su colección de PHotoBolsillo recoge un amplio trabajo de su faceta como fotorreportera de la flor y nata nacional. Allí tuvo que emplear todo tipo de trucos para conseguir la imagen que sobresaliera y lo explicara todo, como le aconsejó su padre.
Tras la clausura del diario Pueblo, Biarnés colaboraría en ABC, Blanco y Negro y diferentes agencias de fotografía especializadas en la prensa rosa. Abandonará desencantada su actividad en 1985 para dedicarse a otro de sus placeres, la restauración. Durante esos años su trabajo cayó en el olvido y no es hasta hace muy poco cuando se empieza a reconocer la importancia de su labor. Varias exposiciones, un documental en fase de preproducción y una próxima gran retrospectiva la sitúan como una de las grandes fotoperiodistas de nuestro tiempo. Pero dejemos que sea ella la que nos hable de las peculiaridades de su trabajo:
Paul McCartney en el hotel Barcelona. Julio de 1965 / Twitter
"Entré en la suite de los Beatles llamando a la puerta. Antes había tenido que subir por el montacargas del hotel. Estuve 3 horas con ellos y resultaron ser encantadores. Si el reportaje requería buscar alguna estrategia para poderlo conseguir, pues se hacía. El periodismo es así.”
Antonio el Bailarín y Rudoph Nureyev, 1971
“En esta fotografía creé un personaje. Yo era una buena amiga de Antonio y me comentó que tenía mucha ilusión en tener unas fotos con Nureyev. El bailarín pensaba visitarle unos días en su casa de La Florida pero no quería nada de prensa. Venía a descansar. Por lo que se me ocurrió hacerme pasar por su secretaria y tomarles unas fotos de recuerdo”.
Lola Flores, Antonio el Bailarín y Estrellita Castro
“Cuando eras un fotógrafo del diario Pueblo, era habitual que te invitaran a fiestas privadas. Esta creo que está tomada en la casa de Lola Flores. Casi siempre me tocaba a mi ir a esta clase de eventos. Tenía una libertad absoluta, era mi propia censura. Yo sabía hasta dónde podía llegar y dónde no. Nunca recibi ordenes del tipo de foto que debía tomar”
“Retraté a muchas personalidades de la cultura española. Cela, Buero Vallejo, Santiago Bernabéu, El Cordobés o Raphael. De éste último fui fotógrafa oficial y le acompañé por medio mundo. Tenía muy buena relación con ellos. Dalí, por ejemplo, siempre que necesitaba alguna fotografía me llamaba para que le retratara junto a sus amigos. Otra anécdota tuvo lugar cuando hice uso del cuarto de baño de la casa  de Xavier Cugat para revelar los carretes de la gala de los Oscar de aquel año”.
Roger Moore, Barcelona, 1967
“Antes no había tanto despliegue de fotógrafos, íbamos los que teniamos que ir. Tomabas tres fotos, pues es lo que te dejaban muchos personajes de la época y no había mucho mas. En aquellos años muchos famosos visitaban Madrid; en esta fotografía se puede ver a Roger Moore, estaría promocionandoEl Santo. Las productoras te invitaban a los rodajes y el acceso a los actores era más cercano”
Carmen Sevilla, 1969
“Aunque sufriera una gran incomprensión por ser mujer, mi trabajo fue un placer. Por una parte la vida era muy dura, pero por otra podías permitirte ciertas licencias. Nunca oculté mi feminidad. En esta imagen se puede ver a Carmen Sevilla, que tenía una gran fotogenia”.

Comentarios