Wyoming.

Crímenes e historias de vascos en Wyoming


'Una muerte solitaria', del norteamericano Craig Johnson, está protagonizada por los descendientes de aquellos emigrantes que marcharon a pastorear a América


11.03.13 - -

El escritor norteamericano Craig Johnson ha encontrado un nuevo filón, y ¡vaya filón!, en su última novela policíaca publicada en España: la importante comunidad vasca residente en Wyoming. Esta vez el sheriff Walt Longmire tiene que descubrir al asesino de la anciana Mari Baroja, amor imposible de Lucian Connally, su predecesor en el cargo. 'Una muerte solitaria' (editorial Siruela) es una historia dura y triste como el lugar donde se desarrolla. Una joven Mari obligada a casarse por su familia con un hombre que resultó un ser maltratador (las cicatrices de su cuerpo así lo ponen de manifiesto en la autopsia); un marido, Charlie, que está desaparecido (¿lo mató el sheriff Connally?); un hijo muerto en Vietnam; dos hijas abogadas y una nieta panadera. Y como telón de fondo la lucrativa industria minera de la extracción de metano. Vidas solitarias, vidas con secretos, con los ex pastores de estas frías tierras recalando en el Hotel Euskadi.



Como en toda novela policíaca que se precie todos los protagonistas de la historia dicen solo medias verdades y, finalmente, la maldad salta donde menos se lo espera el lector. Y para saber qué pasó realmente hace 50 años, cuando desapareció en marido, y ahora en la residencia de ancianos, el sheriff Longmire cuenta con el apoyo de su ayudante Vic, su amigo Henry Oso en Pie y el nuevo agente del pueblo, Santiago Saizarbitoria, de origen vasco francés, al que llaman, cuando éste no les oye, 'Sancho'. Craig Johnson comienza ya su libro con una cita premonitoria “Una vida sin amigos acarrea una muerte solitaria” (proverbio vasco). Vamos que es una clásica novela policíaca con el añadido, curiosidad de conocer cómo viven los descendientes de aquellos vascos que marcharon a pastorear a América.








Comentarios